Un par de rusos entraron ilegalmente a la zona de construcción de la nueva Torre de Shanghái y subieron los más de 120 pisos.