Si alguna vez inventas una excusa para no asistir a un compromiso, no caigas en el extremo como Neil McArdle, quien para evitar que su prometida se enojara con él, dio un falso aviso de bomba.

El hombre que estaba a punto de casarse olvidó reservar el salón para la fiesta, aunque no se dio cuenta hasta un día antes de la boda.

Sin importar que no tuviera reservación asistieron al lugar, aunque antes de llegar llamó al Salón de Fiestas para alertar de una bomba.

La llamada hizo que acudiera la policía y evacuara el edificio, aunque la investigación reveló su jugarreta y ahora deberá pasar un tiempo en prisión.