Nunca juegues con fuego y menos si estás en una gasolinera, un hombre accidentalmente prendió a su esposa por jugar con un encendedor cerca del tanque se su coche.

La mujer resultó con quemaduras de segundo y tercer grado, pero se recupera, mientras que su esposo podría pasar un año en prisión.