Estos hombres se sometieron a un experimento con el que pudieron sentir lo mismo que una mujer en labor de parto.