Te suena la historia del niño criado por monos, pues Marcos Rodríguez Pantoja es un hombre que vivió durante 12 años en la sierra, criado por lobos y en compañía de una serpiente a la que alimentaba con leche.

Su historia comenzó cuando tenía 6 o 7 años y fue vendido a un cabrero por su padre, cuando él huyó al monte y sobrevivió cazando conejos o perdices y despellejando a los animales para aprovechar su carne y su piel.

Un día se introdujo a una lobera a jugar con los cachorros y fue adoptado donde estableció un vínculo con los animales y formó parte del grupo hasta que fue encontrado por la Guardia Civil.