En Sudáfrica se llevaba a cabo el Tour de ciclismo de Cape Town, cuando los fuertes vientos comenzaron a arrastrar a los participantes.

El impresionante momento fue captado por diversos medios de comunicación que cubrían el evento.

Al menos 35 mil ciclistas formaban parte de la carrera, pero debido a que el viento los impedía mantenerse firmes, la competencia fue cancelada.