En las islas de Indonesia, el volcán Kawah Ihen, con un cráter activo de 200 metros de profundidad cuenta con una mina de azufre que en ocasiones genera este lago de fuego azul.