Este empleado de reparto, al menos, tuvo la “delicadeza” de atinarle y hacer que el paquete cayera entre los arbustos.