Un grupo de excursionistas acabaron con una formación rocosa que tenía cerca de 200 millones de años.

Los individuos alegaron que “era una amenaza inminente”.