La moda de los muertos vivientes lleva a un fan a edificarse su propio búnker ante un supuesto ataque de zombis.