El Hennessey Venom GT desbancó al Bugatti Veyron como el auto de producción más rápido del mundo al conseguir una velocidad de 435.31 kilómetros por hora.