Las compras en el centro comercial pueden convertirse en una pesadilla cuando vas con prisa y a cada instante te encuentras con personas que invaden los pasillos, caminan a paso lento y sólo observan los aparadores.

IMG_038201

Para solucionar la situación y medir prioridades una plaza comercial británica, creó un carril para compradores rápidos.

De esta forma, los pasillos del Meadowhall se dividen en el carril de la izquierda para quien prefiere ir despacio, y el de la derecha para quien necesite caminar rápido.

La medida se aplicó luego de recibir una carta de una clienta que se dijo “increíblemente decepcionada” por el número de transeúntes lentos.

Agregó que es muy molesto principalmente cuando “la gente está apurada para ir a trabajar y esto les puede hacer llegar tarde. Es peligroso porque si alguien te empuja la persona que va lento puede caer”.

Cabe señalar que la clienta que presentó su queja sólo tiene 10 años de edad, pero ya fue escuchada por la administración del centro comercial.