El ciclista extremo Eskil Ronningsbakken descendió de espaldas esta montaña con curvas cerradas mientras pasaba al lado de los automóviles.