En el extranjero parecen saber diferente lo que consideramos golosinas.