Graham y Fiona Haddow dejaron a Fern, su perra boxer en el auto mientras visitaban una galería de arte, como protesta la perrita se pasó al asiento del conductor y puso su pata sobre el claxon.

)