Recientemente la vida de Chandre Oraon, un campesino de 35 años de la India, cambió radicalmente porque ha reunido a un grupo de seguidores que le adoran como a un Dios. Todo es debido a la cola de casi 35 cm que le crece de la espalda, la que consideran como signo divino.