Este vídeo fue hecho en un pueblo de Islandia donde se pudieron apreciar enormes bolas de fuego aproximándose a la tierra y desapareciendo.