Además de un diagnóstico oportuno, los pacientes mexicanos que viven con esclerosis múltiple (EM) –que se calcula son entre 12 y 15 mil personas– requieren seguimiento y tratamiento personalizados, por un equipo multidisciplinario liderado por el médico neurólogo, apoyado también por familiares, cuidadores y grupos de apoyo.