Escucha las señales de que estás obsesionado con tener hijos perfectos.