El riesgo de desarrollar cáncer de piel de tipo Melanoma es más frecuente cuando llega el verano, debido a la intensidad de los rayos del sol y la exposición indiscriminada a éste buscando el bronceado perfecto.

 

El melanoma es un tipo de cáncer que se desarrolla en las células que producen melanina, el pigmento que da color a la piel. Éste puede comenzar como un lunar, pero también puede iniciar en otros tejidos pigmentados como en el ojo o en los intestinos.

 

Este cáncer representa el 2% de todos los tumores cutáneos y es más agresivo que otros tipos de cáncer de piel. Datos recientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), destacan que, en 2012, la incidencia mundial de Melanoma en hombres fue de 120,649 y para mujeres de 111, 481. En cuanto a mortalidad se refiere, fue de 31,390 en hombres y en mujeres de 24,098.

En época de verano los casos pueden incrementar especialmente en las personas que se exponen su piel directamente a los rayos ultravioleta (UV) en la playa, de paseo en la montaña, caminatas dominicales, recorridos citadinos o bien, haciendo ejercicio al aire libre.